• Drs. Carballo & Marquínez

LA PELIGROSA MODA DEL CARBÓN ACTIVADO

El uso de este material como blanqueador dental se ha viralizado a través de internet. Se vende como dentífrico en polvo y el argumento de venta se basa en que este material "actúa como un imán", ya que atrae la suciedad y las partículas que provocan que los dientes se decoloren. Sin embargo, su uso de manera habitual y continuada puede tener consecuencias negativas para la salud dental, ya que se trata de un material muy abrasivo y puede desgastar el esmalte o causar recesión de encías, irritación y sensibilidad dental. Este tipo de productos abrasivos, aunque aparentemente pueden blanquear ligeramente los dientes al eliminar las manchas causadas por café o tabaco, su acción es solo superficial, no aclaran manchas profundas ni cambian el color de los dientes. Muy al contrario, podrían incluso oscurecer los dientes, ya que a medida que la capa de esmalte, que es translúcida, se va desgastando haciéndose cada vez más fina, la capa interna del diente o dentina, que es amarillenta, empieza a transparentarse.